Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.
Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

Más información
El turista sin pasaporte

En el año 2015 Guinea Bissau apareció en una lista de 25 de los países menos visitados del mundo[i]. Este posicionamiento en el ranking no dejaba de ser extraño para los que conocen el país puesto que su naturaleza tiene mucho que ofrecer y no poca gente califica el país como hermoso; siendo un país con una superficie tan pequeña tiene una zona selvática muy bien conservada (aunque cada vez menos), una zona de sabana y más de 80 islas paradisíacas de aguas cristalinas y tranquilas. Ciertamente a un país no se va si la información no llega a las personas y no todo el mundo sabe de esta belleza natural. Tampoco ayuda, evidentemente, el bajo nivel de desarrollo y una gran falta de infraestructuras de calidad, tanto en la red de carreteras que faciliten el transporte o la red turística de hoteles, que hacen que tampoco haya una tentativa de impulso del turismo hasta aquel momento. De todos modos, no era un país remoto como pueden ser algunas islas del pacífico igualmente bellas, un país del Asia Central para el cual llegar sea necesario hacer un viaje largo con muchas escalas o un país en guerra. A lo primero y segundo, responder que es un país relativamente cercano para los europeos –los que más viajan- y está directamente conectado con Portugal o Marruecos con vuelos de corta-media duración y no es un país con violencia palpable, aunque departamentos de turismo de algunos países desaconsejen su visita –quizá también por otras razones como su deficiente sistema sanitario. El país hizo un notorio esfuerzo –empujado por organismos internacionales como la Unión Europea- por explotar la faceta turística y en los últimos años esta fue creciendo, pero sigue sin haber una gran recepción. Quizá esto fuese la razón por la cual, mientras el mundo día a día se veía invadido por un turista no deseado, Guinea Bissau se quedaba al margen: el coronavirus no deshizo sus maletas hasta la segunda semana de marzo.
Esa semana, con España ya en cuarentena, en Guinea Bissau habían detectado sus dos primeros casos; un indio relacionado con la explotación de anacardo y un congolés ligado a una agencia de las Naciones Unidas. El sistema sanitario de Guinea Bissau es extremadamente deficitario; la mayoría de los países africanos tienen un sistema sanitario bastante carente. Por eso, y viendo las medidas que ya estaban tomando sus dos vecinos, Guinea y, sobre todo, Senegal, que ya tenía bastantes casos, el gobierno se decidió a tomar medidas tajantes en aquel momento para cortar la expansión del virus y poder ganar tiempo, ya que en el resto del mundo la pandemia estaba bastante avanzada. Hay que tener en cuenta que ya antes, a inicios del mes de febrero, mientras en muchos países europeos no consideraban o no parecían considerar lo que se “venía encima”, en Guinea Bissau se había desplegado un dispositivo de control sanitario en los aeropuertos en que se tomaba la temperatura y se rellenaba una ficha de seguimiento. A las personas recién llegadas se les hacía seguimiento durante unos días para comprobar que no desarrollaban síntomas sospechosos, aunque, por desgracia, este trabajo no fue lo sistemático que se desearía. Con todo, con los dos casos detectados, el gobierno de facto decidió, entre otras medidas, cerrar las fronteras terrestres, aéreas y marítimas, cerrar bares y discotecas, centros de oficio religioso o prohibir las aglomeraciones de gente, lo que afectó a los proyectos que Radio ECCA estaba llevando a cabo; el Ministerio de Educación nos instó a paralizar las actividades durante un período de 15 días en primera instancia. Pero la última semana de marzo se endurecieron las medidas, se limitaron los desplazamientos entre poblaciones, se limitaron los desplazamientos en Bissau ciudad a solo 4 horas al día y se cerró toda actividad comercial no esencial, solo las tiendas de alimentación o de necesidades básicas siguieron su actividad dentro de ese límite horario. Paralelamente, se hizo un gran programa de sensibilización a la población que incluía carteles, cuñas de radio y televisión y replicas sanitarias en los barrios en las que se incidía cómo se transmitía el virus y cómo se reducían las posibilidades de contagio. Las organizaciones internacionales se movilizaron, se prepararon protocolos de rastreo y seguimiento de casos y se habilitaron zonas específicas de tratamiento para los afectados en el hospital; también se recibieron donaciones de la comunidad internacional de materiales y productos. Aunque los casos aumentaban paulatinamente, no se estaban disparando. Siempre había la duda si se estaba controlando realmente de manera adecuada o si el virus estaba ya circulando con gran libertad pero no se estaban detectando bien los casos. Sea como fuere se tenía en cuenta que más tarde o temprano la situación cambiaría y la detección de casos se dispararía. Y ocurrió. A mediados de abril, en el rastreo de personas con las que habían tenido contacto enfermos declarados, empezaron a aparecer casos de gente que se negaba a realizar los testes y seguir las indicaciones. Además, el comité técnico sanitario llamó la atención a ciertas autoridades a aplicarse las medidas que la mayoría de la población estaba tomando porque estaban empezando a ser grupo de riesgo. Y así, la última semana de abril, se dio el caso del primer deceso. Una persona relacionada con las fuerzas de seguridad que había tenido que viajar por todo el país y contactado con distintas personas. Esa misma semana se dispararon los casos a niveles muy superiores de los que hasta el momento se habían detectado; varios miembros del gobierno resultaron positivos, entre ellos el Primer Ministro. Cuando en abril había días que no se detectaban nuevos casos, el 10 día de mayo se llegaron a detectar 85. A 11 de mayo hay 761 casos detectados, ha habido 26 recuperados y 2 muertes.  De las personas convalecientes, 93 se encuentran en centros hospitalarios y hoteleros habilitados por las autoridades para acoger dichos casos y 638 están confinadas en sus hogares[i]. Se dice que la gran mayoría de casos se consideran leves. Actualmente se han propuesto medidas como cerrar Bissau capital (y la adyacente región de Biombo) ya que está siendo el foco principal de contagios así como se está planteando el uso obligatorio de máscaras. Esperemos que el estado actual de las cosas se mantenga y empiece a controlar ya que, en un país como Guinea Bissau, la gente no tiene la capacidad de mantenerse en los hogares durante tanto tiempo, un país donde mucha gente no dispone de luz eléctrica, no puede conservar los alimentos y, por lo tanto, día a día tiene que salir a comprar para conseguir alimentos. Aunque el gran dilema es que, sin estas medidas, tampoco será fácil que el virus no cometa estragos en una población con difícil acceso al sistema sanitario y a veces con el sistema inmunitario ya debilitado por una alimentación poco variada y que es vulnerable a muchas afecciones respiratorias. Sin embargo, puede que el haber tomado medidas al principio y contener durante tanto tiempo un brote fuerte, dé cierto lugar a la esperanza.
[i] http://www.odemocratagb.com/?p=24729

[i] https://guia-viagens.aeiou.pt/sabe-qual-e-o-pais-menos-visitado-do-mundo-11622/

Compartir